martes, 4 de septiembre de 2007

Gobierno federal
persigue a Los Zetas

En al actual administración federal la estadística demuestra que el cártel más perseguido es el del Golfo, incluido su brazo armado “Los Zetas”. Detrás de ellos siguen los integrantes del cártel de los Arellano Félix y, con pocas aprehensiones de sus miembros, el cártel de Sinaloa.

Walter Ramírez Aguilar

Especialistas en seguridad nacional dicen que el mensaje es claro: “Se está persiguiendo el narcotráfico en el noreste mexicano. El resto… espera”.

Antes de la extradición de Osiel Cárdenas Guillén, jefe del cártel del Golfo, aún en el penal del Altiplano en el Estado de México, mantuvo el control de la organización delictiva. Operaba desde ahí a su brazo ejecutor “Los Zetas”.

Enfrentó desde prisión a los cárteles de Sinaloa, del Milenio e incluso Arellano Félix. Muchos fueron los intentos que sus subalternos hicieron por rescatar a Osiel “El Mata Amigos” Cárdenas Guillen, de la cárcel de máxima seguridad. Algunos planes descubiertos fueron frustrados, y otros de tan sofisticados fueron abortados.

A Osiel Cárdenas Guillén le cortaron la comunicación con el exterior cuando el 19 de enero de 2007, fue extraditado a los Estados Unidos.

El Presidente Felipe Calderón Hinojosa, dio el primer descalabro a los cárteles de la droga mexicanos extraditando a los líderes que se encontraban aprisionados en penales nacionales. También fue remitido al vecino país Héctor “El Güero” Palma, y Francisco Rafael Arellano Félix, entre otras 19 personas de máxima peligrosidad.

Pero el resquebrajamiento mayor lo sufrió el cártel del Golfo y su brazo ejecutor, “Los Zetas”, cuando les cortaron la comunicación con su líder Osiel Cárdenas Guillén.

A la fecha, comandados aún por Heriberto “El Lazca” Lazcano Lazcano, la organización criminal “Los Zetas” es la más perseguida.

Ante la persecución y la conquista de otros territorios para el cártel del Golfo, “Los Zetas” se han ido dispersando por la República Mexicana. En constante enfrentamiento particularmente con el cártel de Sinaloa, las bajas también han sido considerables. En Baja California, un grupo de “Zetas” sirve a las órdenes de importantes miembros del CAF (Cártel Arellano Félix), a través de secuestros, levantones y ejecuciones.

De su líder original, Heriberto Lazcano, se ha dicho incluso que fue muerto en un enfrentamiento con miembros del cártel de Sinaloa, información que no ha sido confirmada.

Además, es pública la acérrima enemistad de Lazcano con Edgar Valdez Villarreal “La Barbi”, jefe del brazo ejecutor del cártel de Sinaloa, de Ismael “El Mayo” Zambada y Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Con la detención del 29 de agosto de 2007 en un restaurante de la Ciudad de México, “Los Zetas” recibieron otro golpe de las autoridades federales: Ahí aprehendieron a Juan Carlos de la Cruz Reyna, un ex Policía Ministerial de Tampico, Tamaulipas que gobernaba una célula de la organización criminal.

Y en 2007, de 216 detenciones relacionadas con capos del narcotráfico en México, 33 han sido contra “Los Zetas”.

Destacan los operativos entre junio y julio de este año, contra el grupo armado del Cártel del Golfo. Nada más en esos 60 días, se capturaron a 21 personas relacionadas con “Los Zetas”.
“El JC”: Del Golfo a “Los Zetas”

Juan Carlos de la Cruz Reyna, conocía bien el trueque entre la policía y el narcotráfico en Tampico, Tamaulipas, tierra que le fue heredada por Osiel Cárdenas Guillén cuando éste fue detenido y encarcelado en el penal de la Palma, en el Estado de México.

Alias “El JC”, de la Cruz Reyna salió de las filas de la Policía Ministerial de Tamaulipas para servir a Jorge Eduardo Costilla Sánchez “El Coss” en el mismo cártel delictivo del Golfo.

Después Juan Carlos de la Cruz fue ascendido a lugarteniente en Tampico, y encargado del trasiego de droga proveniente de Veracruz.

También encabezó una célula de “Los Zetas” luego que el 24 fe junio fue detenido Luis Reyes Enríquez. Y se hizo cargo de la droga proveniente de Centro y Sudamérica.

El miércoles 29 de agosto en un restaurante en Polanco en la Ciudad de México, efectivos del Ejército Mexicano detuvieron a Juan Carlos de la Cruz Reyna “El JC”, a quien identificaron como el más importante heredero de Osiel Cárdenas en Tamaulipas.

La investigación militar complementada con detenciones anteriores de integrantes de “Los Zetas” llegó hasta las conexiones del cártel mexicano en Colombia. En el mismo operativo de la milicia en la Ciudad de México, se detuvieron a once personas más, entre ellas:

Carlos Martín García Altamirano, Héctor Hugo Alvarado Ugarte, José Eduardo Garza Galaviz, Mauricio Mayer del Bosque, Jesús Alejandro García Enríquez, James Sánchez Cristancho, Tulio Enrique Jaramillo Collazos, Carlos Alfonso Betancourt Escobar, estos tres últimos son colombianos.